Ejercicios de meditación para relajarse

ejercicios de meditacion para relajarte

La meditación es una práctica milenaria que ofrece al cuerpo conectarse con su interior a través de la concentración en la respiración para obtener una relajación profunda que ayude a mitigar los pensamientos, las emociones negativas, los miedos, el estrés, la ansiedad y las preocupaciones; al tiempo que ofrece una mejor visión de la vida y del ser. Muchas personas aseguran que meditar es difícil, y este pensamiento solo sirve para dificultar la práctica y sabotear el proceso. Si estás interesado en usar la meditación con la intención de relajarte y liberar tu cuerpo de tensiones, aquí te contamos qué tienes que hacer.

Relajarse con ejercicios de meditación

Aprende a relajarte: antes de comenzar a meditar debes ejercitar tu relajación. Para ello te recomendamos estos dos ejercicios:

  1. Acomódate en un lugar tranquilo y silencioso. Mueve todo tu cuerpo como si quisieras sacudir la tensión de tus músculos. Comienza a respirar tensando tu cuerpo al inhalar y relajándolo al exhalar. A medida que expiras imagina mentalmente como el aire va relajando tu cuerpo poco a poco desde los pies hasta la cabeza, esto puede tardar unas cuantas respiraciones.
  2. De igual modo, en un lugar tranquilo y una posición cómoda comienza a imaginar que por tus pies penetra una energía electromagnética que ilumina todo tu interior. A medida que respiras esta energía luminosa va relajando cada parte de tí, se lleva las tensiones y afloja todos tus músculos.

Pasos para meditar

  1. Cierra tus ojos e imagina la llama de una vela durante algunos segundos.
  2. Lleva esta llama al interior de tu cabeza de forma lenta.
  3. Transporta la llama hasta tu garganta para que baje hasta tu corazón e ilumine durante unos minutos tu alma.
  4. Luego divide la llama en dos, una por cada lado de tu cuerpo. Las llamas recorren todo tu ser hasta llegar a los pies.
  5. Cuando las llamas hayan llegado a tus pies estarás en el nivel más alto de concentración, debes tomarte allí todo el tiempo necesario sin luchar con tus pensamientos ni sabotear tu relajación.
  6. Puedes quedarte inmerso en la relajación para un sueño reparador o comenzar a mover lentamente el cuerpo desde los dedos de los pies hasta la cabeza para incorporarte nuevamente.

Si te gusto, no olvides valorar este artículo

Valoración: 0/5 (0 votos)
Por favor, ayudanos a compartir esta página en tus redes sociales para que podamos llegar a más personas que necesiten de nuestra ayuda con estos temas. Solo tienes que hacer click en uno de los botones de aquí abajo. ¡Muchas gracias!

Participa, deja tu comentário

Otros artículos